promocion01chico.jpg
Glaucoma Imprimir E-Mail

 El glaucoma es una de las causas principales de la ceguera o pérdida total de visión. Este grupo de trastornos oculares llevan a que se presente un daño en el nervio óptico, el nervio que lleva la información visual del ojo al cerebro.  Se puede emplear un examen del ojo para diagnosticar el glaucoma. El médico examina el interior del ojo, mirando a través de la pupila, mientras ésta esté dilatada. El profesional generalmente llevará a cabo una evaluación completa de los ojos.

No es suficiente verificar la presión intraocular solamente ( tonometría) para diagnosticar glaucoma, dado que la  presión del ojo cambia. La presión ocular es normal aproximadamente en el 25% de las personas con glaucoma. Esto se denomina glaucoma de tensión normal. Hay otros problemas que pueden causar daño al nervio óptico, llegando a identificarse cuatro tipos principales de glaucoma:

  • Glaucoma de ángulo abierto (crónico)
  • Glaucoma de ángulo cerrado (agudo)
  • Glaucoma congénito
  • Glaucoma secundario

Los exámenes para diagnosticar glaucoma son:

  • Tonometría para medir la presión ocular.
  • Imágenes del nervio óptico (fotografías del interior del ojo).
  • Gonioscopia (uso de unos lentes especiales para observar los canales colectores del ángulo).
  • Respuesta del reflejo pupilar.
  • Examen de la retina.
  • Medición del campo visual.

La parte frontal del ojo está llena de un líquido claro llamado humor acuoso, el cual es producido siempre en la parte posterior del ojo. Este líquido sale del ojo a través de canales en la parte frontal de éste, en un área llamada el ángulo de la cámara anterior o simplemente el ángulo.

Cualquier cosa que retarde o bloquee el flujo de este líquido fuera del ojo provocará acumulación de presión en dicho órgano. Esta presión se denomina presión intraocular (PIO). En la mayoría de los casos de glaucoma, esta presión es alta y causa daño al mayor nervio en el ojo, llamado nervio óptico.

El glaucoma de ángulo abierto (crónico) es el tipo más común.

  • La causa se desconoce. Un aumento en la presión ocular ocurre lentamente con el tiempo. La presión empuja el nervio óptico y la retina en la parte posterior del ojo.
  • El glaucoma de ángulo abierto tiende a ser hereditario. El riesgo es mayor si usted tiene un padre o abuelo con este tipo de glaucoma. Las personas de origen africano están en un riesgo particularmente alto de padecer esta enfermedad.

El glaucoma de ángulo cerrado (agudo) ocurre cuando se bloquea súbitamente la salida del humor acuoso. Esto provoca una elevación rápida, severa y dolorosa en la presión dentro del ojo (presión intraocular).

  • El glaucoma de ángulo cerrado es una situación de emergencia y difiere mucho del glaucoma de ángulo abierto, el cual daña la visión en forma lenta e indolora.
  • Si usted ha tenido glaucoma agudo en un ojo, está en riesgo de un ataque en el segundo ojo, y es probable que el médico le recomiende un tratamiento preventivo.
  • Las gotas para dilatar los ojos y ciertos medicamentos pueden desencadenar un ataque de glaucoma agudo.

El glaucoma congénito con frecuencia se transmite de padres a hijos (es hereditario).

  • Está presente al nacer
  • Resulta del desarrollo anormal de los canales colectores de líquido en el ojo

El glaucoma secundario es causado por:

  • Fármacos como los corticosteroides
  • Enfermedades oculares como la uveítis
  • Enfermedades sistémicas

Síntomas

GLAUCOMA DE ÁNGULO ABIERTO:

  • La mayoría de las personas son asintomáticas hasta que empiezan a perder la visión
  • Pérdida gradual de la visión periférica (también llamada visión del túnel) o lateral

GLAUCOMA DE ÁNGULO CERRADO:

  • Los síntomas pueden aparecer y desaparecer al principio o empeorar constantemente
  • Dolor súbito y severo en un ojo
  • Visión borrosa o disminuida
  • Náuseas y vómitos
  • Halos similares al arco iris alrededor de las luces
  • Enrojecimiento de los ojos
  • El ojo se siente inflamado

GLAUCOMA CONGÉNITO

  • Los síntomas generalmente se notan cuando el niño tiene unos pocos meses de vida
  • Opacidad en la parte frontal del ojo
  • Agrandamiento de uno o ambos ojos
  • Enrojecimiento de los ojos
  • Lagrimeo

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es reducir la presión ocular, lo cual se logra con medicamentos o por medio de cirugía, dependiendo del tipo de glaucoma.

La mayoría de las personas con glaucoma se pueden tratar exitosamente con gotas para los ojos. La mayoría de las gotas que se utilizan hoy en día tienen menos efectos secundarios que las utilizadas en el pasado y se puede necesitar más de un tipo de ellas. Algunos pacientes también son tratados con pastillas para disminuir la presión en el ojo. Se están desarrollando gotas y pastillas más nuevas que protegen directamente el nervio óptico de daño por glaucoma.

~

No es suficiente verificar la presión intraocular solamente (

tonometría) para diagnosticar glaucoma, dado que la presión del ojo cambia. La presión ocular es normal aproximadamente en el 25% de las personas con glaucoma. Esto se denomina glaucoma de tensión normal. Hay otros problemas que pueden causar daño al nervio óptico, llegando a identificarse cuatro tipos principales de glaucoma:

  • Glaucoma de ángulo abierto (crónico)
  • Glaucoma de ángulo cerrado (agudo)
  • Glaucoma congénito
  • Glaucoma secundario

Los exámenes para diagnosticar glaucoma son:

  • Tonometría para medir la presión ocular.
  • Imágenes del nervio óptico (fotografías del interior del ojo).
  • Gonioscopia (uso de unos lentes especiales para observar los canales colectores del ángulo).
  • Respuesta del reflejo pupilar.
  • Examen de la retina.

La parte frontal del ojo está llena de un líquido claro llamado humor acuoso, el cual es producido siempre en la parte posterior del ojo. Este líquido sale del ojo a través de canales en la parte frontal de éste, en un área llamada el ángulo de la cámara anterior o simplemente el ángulo.

Cualquier cosa que retarde o bloquee el flujo de este líquido fuera del ojo provocará acumulación de presión en dicho órgano. Esta presión se denomina presión intraocular (PIO). En la mayoría de los casos de glaucoma, esta presión es alta y causa daño al mayor nervio en el ojo, llamado nervio óptico.

El glaucoma de ángulo abierto (crónico) es el tipo más común.

  • La causa se desconoce. Un aumento en la presión ocular ocurre lentamente con el tiempo. La presión empuja el nervio óptico y la
  • retina en la parte posterior del ojo.
  • El glaucoma de ángulo abierto tiende a ser hereditario. El riesgo es mayor si usted tiene un padre o abuelo con este tipo de glaucoma. Las personas de origen africano están en un riesgo particularmente alto de padecer esta enfermedad.

El glaucoma de ángulo cerrado (agudo) ocurre cuando se bloquea súbitamente la salida del humor acuoso. Esto provoca una elevación rápida, severa y dolorosa en la presión dentro del ojo (presión intraocular).

  • El glaucoma de ángulo cerrado es una situación de emergencia y difiere mucho del glaucoma de ángulo abierto, el cual daña la visión en forma lenta e indolora.
  • Si usted ha tenido glaucoma agudo en un ojo, está en riesgo de un ataque en el segundo ojo, y es probable que el médico le recomiende un tratamiento preventivo.
  • Las gotas para dilatar los ojos y ciertos medicamentos pueden desencadenar un ataque de glaucoma agudo.

El glaucoma congénito con frecuencia se transmite de padres a hijos (es hereditario).

  • Está presente al nacer
  • Resulta del desarrollo anormal de los canales colectores de líquido en el ojo

El glaucoma secundario es causado por:

  • Fármacos como los corticosteroides
  • Enfermedades oculares como la

Síntomas

GLAUCOMA DE ÁNGULO ABIERTO:

  • La mayoría de las personas son asintomáticas hasta que empiezan a perder la visión
  • Pérdida gradual de la visión periférica (también llamada visión del túnel) o lateral

GLAUCOMA DE ÁNGULO CERRADO:

  • Los síntomas pueden aparecer y desaparecer al principio o empeorar constantemente
  • Dolor súbito y severo en un ojo
  • Visión borrosa o disminuida
  • Náuseas y vómitos
  • Halos similares al arco iris alrededor de las luces
  • Enrojecimiento de los ojos
  • El ojo se siente inflamado

GLAUCOMA CONGÉNITO

  • Los síntomas generalmente se notan cuando el niño tiene unos pocos meses de vida
  • Opacidad en la parte frontal del ojo
  • Agrandamiento de uno o ambos ojos
  • Enrojecimiento de los ojos

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es reducir la presión ocular, lo cual se logra con medicamentos o por medio de cirugía, dependiendo del tipo de glaucoma.

La mayoría de las personas con glaucoma se pueden tratar exitosamente con gotas para los ojos. La mayoría de las gotas que se utilizan hoy en día tienen menos efectos secundarios que las utilizadas en el pasado y se puede necesitar más de un tipo de ellas. Algunos pacientes también son tratados con pastillas para disminuir la presión en el ojo. Se están desarrollando gotas y pastillas más nuevas que protegen directamente el nervio óptico de daño por glaucoma.